The End: La sombra filosófica


Cada vez son más los títulos que, directa o indirectamente, nos presentan temáticas delicadas, conflictivas o que juegan con nuestros sentimientos. Juegos como el pintoresco Beyond Eyes (Tiger & Squid, 2015), el peculiar Beyond the Sleep (Krillbite Studios, 2015) o el preciosista Journey (Thatgamecompany, 2012) que tratan temas tan peliagudos como la discapacidad física, el abuso de sustancias psicotrópicas, el maltrato o la soledad. El artcade de esta semana, The End (Preloaded, 2012), es un videojuego para navegador que se abre a través del camino del conocimiento, con cuestiones tan profundas como la elección de una muerte digna, el uso de la mentira o la donación de órganos.

Nada más comenzar se nos permite una pequeña personalización de nuestro personaje, protagonista que manejamos a través de cuatro mundos y que esconden monedas que podemos coleccionar, luchando contra un crono que suma otro reto a nuestras espaldas y que debemos batir para conseguir el 100% de los objetivos y los trofeos. Para completar cada uno de los seis niveles que completan cada mundo, nos vemos obligados a encontrar la llave que nos permitirá responder a la profunda pregunta que se nos plantea, escogiendo entre un sí o un no, elección que se mostrará en las estadísticas del juego y que nos permite ver en qué lugar queda nuestra forma de pensar respecto al resto de jugadores.  Tras dicha elección, debemos batallar contra el jefe de cada mundo, monstruo dueño de los objetos que recopilamos y que nos entregará si lo vencemos en un rompecabezas en forma de sencillo juego de mesa por turnos. Éstas “peleas” serán las únicas que libraremos en The End, debido a que los únicos impedimentos a nuestro avance serán los puzles que nos harán sufrir en más de una ocasión, las caídas en el vacío de sus plataformas y las trampas o fosas repartidas por cada nivel. Para poder sortear dichas dificultades tenemos el curioso poder de movernos por las sobras que se crean por los escenarios, quizá la mecánica estrella de The End, unas pasarelas donde antes solo hallaríamos vacío.

Aún con la cantidad de conceptos e ideas, la ejecución de The End se basa en la sencillez de sus diseños planos, en tonalidades básicas y una banda sonora que alterna sinfonías agradables, dignas de la mejor comedia. Una simplificación que contrasta con su complejo trasfondo filosófico, a través de variopintos personajes y citas históricas de la talla de Winston Churchill, Amelia Earhart o Albert Einstein, figuras representadas en forma de biografías asociadas a los elementos que recopilaremos en nuestro avance. Tanto contenido ofrece horas de diversión, algún dolor de cabeza y sorpresas repartidas por la agradable experiencia que han diseñado con alevosía el estudio Preloaded, ya que tal como ellos dicen, sus juegos son una simbiosis de diversión, objetivos y calidad que buscan remover algo en el jugador. Un estudio avalado tanto por la crítica como por premios de la talla de los Bafta, y que se encumbran con The End, su mayor obra hasta la fecha.

JUÉGALO EN: Playtheend

OBSERVACIONES:

– No es un título de partidas cortas, te tendrá entretenido bastante tiempo.

– Los diálogos están en inglés, pero no son complicados de seguir.

 

No hay comentarios

Sé el primero en dejar tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *