Gemini: El monstruo eres tú


Los Alt Games son una corriente relativamente reciente dentro del sector, juegos pequeños y experimentales que, como su nombre sugiere, se exhiben como una alternativa artística al resto de las producciones más habituales. Los videojuegos normalmente siguen unos patrones estructurales y estéticos más o menos establecidos, ya sea en función del desafío o el tipo de experiencia que proponen. En cambio, la pauta de los Alt Games es precisamente la ruptura de las reglas establecidas: píldoras originales que abordan  problemáticas culturales o existenciales y adquieren el carácter particular de sus autores. Las Game Jam suelen ser un buen caldo de cultivo para este género artístico, eventos en el que el tiempo y la temática apremian y obligan a los desarrolladores a desmarcarse de los códigos establecidos. El artcade de hoy, Gemini (Brainwash Gang, 2015) nace en agosto de 2015, en la edición 33 de la Ludum Dare celebrada en la sede de Pintxo Developers, de hecho, el título fue desarrollado conjuntamente entre los dos estudios. Podríamos escoger cualquier juego al azar del estudio liderado por Edu Verz —junto a Celer Gutiérrez, Jon Romero y Luis Díaz— y no nos equivocaríamos; siempre insólitos, perturbadores y un punto enigmáticos en cada uno de sus juegos cortos que pululan por la red.

Brainwash Gang suele construir historias cortas a partir de situaciones muy concretas, en Gemini nos sitúa en un circo durante la presentación de una de sus funciones. Con muy poco elementos (una rana parlante que dirige el cotarro, un escenario circular y el destello de un foco) y un fondo negro turbador, observamos el interior de una carpa decadente en el que los espectadores aplauden el intento de unas gemelas siamesas por sortear unas plataformas y llegar hasta una cuerda donde desarrollar sus ejercicios acrobáticos. Cada función es un nivel (en total tenemos tres puzles) y, a través de unos controles muy sencillos, debemos resolver un complejo rompecabezas de cajas y palancas hasta alcanzar la cuerda. Un zoom out nos muestra el escenario al completo para que podamos calcular cada movimiento, ya que las gemelas pueden despegarse y unirse a conveniencia. La posición que cada una adopte en la escena es determinante para abrir el camino y finalizar con éxito un nuevo día en la vida de estas dos freaks, que bien podrían haber formado parte en algunos de los capítulos de Carnivàle (Daniel Knauf, 2003).

El diseño artístico refuerza constantemente el concepto con el que parte Gemini, el cual debía ajustarse al tema central de la jam: «Tú eres el monstruo». Así, tanto la atmósfera de los escenarios como el diseño de las protagonistas adquieren un componente esperpéntico, con mecánicas acompañadas de animaciones grotescas. Un ejemplo, las hermanas separan sus cuerpos y, cuando una de ellas sube las escaleras, vemos en su espalda una desagradable herida abierta que nos recuerdan lo extravagante de la representación que tenemos delante. Cada gemela es diferente: una vivaz y erguida; la otra holgazana y encorvada; la una tira de la otra cuando están juntas, arrastrando sus pies por el suelo como un peso muerto. En cierta manera, las animaciones consolidan la estructura narrativa de Gemini, que aprovecha los entretiempos para contarnos una historia y desarrollar un poco más la personalidad de cada hermana. Las conversaciones nocturnas dentro del camerino, con Evening Sun sonando de fondo, reflejan dos actitudes ante la vida y acercan al jugador la penuria de esas dos “estrellas” bajo el yugo de un director de circo tan ridículo como tirano.

Gemini mantiene el sello inconfundible de Brainwash Gang, con ese pixel art tosco característico (pero precioso y efectivo), la inclusión de animales antropomorfos y la cualidad de narrar una situación puntual, decisiva en las vidas de sus protagonistas, sin escatimar ningún detalle y sin aleccionar con discursos moralizantes. Eso sí, no les dejará indiferentes, y quizá este sea el principal objetivo de cualquier Alt Game.

JUÉGALO EN: New Grounds

OBSERVACIONES:

– No se indica, pero tenéis que pulsar la barra espaciadora para que se inicie el juego.

– Os recomendamos jugar a pantalla completa, una posibilidad que ofrece el juego y que se indica en los controles.

No hay comentarios

Sé el primero en dejar tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *