Titan Souls: La escasez como virtud


La Ludum Dare 28 se celebró en diciembre de 2013 bajo el lema «You only get one». La temática exigía que el diseño incluyese algo así como un elemento único o que, de alguna manera, representase la escasez de oportunidades o intentos en las mecánicas de juego. Titan Souls (Acid Nerve, 2015), el artcade que os proponemos esta semana, fue la joya que acabó venciendo aquella jam y a la que, tiempo más tarde, se sumó Revolver Digital. El proyecto de Mark Foster, David Fenn y Andrew Gleeson se lanzó en abril de 2015 con una versión para PC, Mac, PS4 y PSVita que recibió críticas muy positivas por parte de los jugadores en plataformas como Steam. Afortunadamente (para esta sección), todavía podemos acceder gratis al exitoso prototipo de Acid Nerve, más corto y menos pulido que el resultado final, pero igual de original y evocador.

Titan Souls trata sobre la quimera del héroe contra la adversidad y refleja muy bien la figura del caballero solitario frente al peligro. En el juego controlamos a un avatar armado con un arco y una sola flecha, circunstancia que nos complica la existencia en el combate. El objetivo es sencillo: debemos acabar con cuatro titanes escondidos en otros tantos templos, tres de ellos accesibles desde el principio y un cuarto que se desbloquea al acabar con los anteriores. Para conseguirlo, el jugador debe clavar su proyectil en el punto débil de los enemigos. Solo disponemos de una flecha, pero al menos podemos recuperarla de dos formas: bien pasando por encima o bien apretando el botón de disparo (en este caso la X) para activar un poder que la atrae hacia nosotros.

El triunfo de Titan Souls se debe, en parte, al reto que supone acabar con cuatro titanes con tan escasa “munición”, además de que cada uno posee unos patrones ligeramente diferentes. Conscientes de nuestro objetivo, los gigantes hacen lo posible por aplastarnos, algo no muy complicado teniendo en cuenta que solo contamos con una vida. Por suerte, nuestro pequeño héroe esconde un as en la manga: con la Z podemos rodar lateralmente, técnica que permite desplazarnos rápido y con la que, más de una vez, evitamos la muerte.

El título recoge varias influencias y bastante evidentes. Por un lado, su estética pixelada y su perspectiva cenital recuerda a los primeros Zelda; pero, por otro, la soledad y debilidad del héroe (tanto para atacar como para defender) nos remite directamente a Shadow of the Colossus (Team ICO, 2005), con el que también guarda paralelismo en la dinámica esencial de buscar y matar colosos, y la saga Dark Souls, en la que la muerte también es una constante. Precisamente, esta combinación de mecánicas y diseño son la que, imaginamos, despertó e interés de Devolver Digital, que al fin y al cabo es una de las editoras más reconocidas en la escena independiente.

Titan Souls crea un universo atractivo a base de píxeles y se vale de la simplicidad en las mecánicas y los objetivos para reforzar la sensación de desamparo en el jugador. Merece la pena adentrarse en su mundo aunque solo sea para comprobar cómo ese diseño sustractivo, que tanto defiende Fumito Ueda, puede funcionar en un juego tan nostálgico por su diseño artístico y exigente como el de From Software.

JUÉGALO EN: itch.io

OBSERVACIONES:

No desesperéis, el juego nos obliga a recorrer muchas veces el mismo camino, pero la persistencia tiene su recompensa.

– Si os gusta la banda sonora compuesta por David Fenn, podéis acceder a ella aquí.

No hay comentarios

Sé el primero en dejar tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *